logo-upb

La experiencia del perdón

LA EXPERIENCIA DEL PERDÓN

 

 

Por:Camilo Andrés Galvez Lopera

 

Cuando se reciben las primeras luces al respecto del sacramente de la penitencia (confesión) se no dice que, para que sea válido y ordenado a su fin, debe tener como elementos el “examen de conciencia, contrición de corazón, propósito de la enmienda, confesión de boca y satisfacción de obra”. El catecismo para jóvenes, al respecto de este mismo tema, nos dice que “sin verdadero arrepentimiento, basado en una confesión de los labios, nadie puede ser absuelto de sus pecados. Igualmente es imprescindible el propósito de no cometer ese pecado nunca más en el futuro”. De todas maneras, y al final de cuentas es “sólo Dios [quien] perdona los pecados. Porque Jesús es el Hijo de Dios, dice de sí mismo: “El Hijo del hombre tiene poder de perdonar los pecados en la tierra” (Mc 2,5). Más aún, en virtud de su autoridad divina, Jesús confiere este poder a los hombres (Jn 20, 21-23), para que lo ejerzan en su nombre” (CIC No. 1441).

 

El Apóstol Pablo deja muy clara la enseñanza de Jesús al respecto del perdón cuando escribe para los romanos exhortándolos a que “si tu enemigo tiene hambre, dale de comer, si tiene sed, dale de beber” (Rom12, 20); el texto tiene una resonancia no solo material (referida a las obras de caridad corporales) sino además, y sobre todo, una resonancia a nivel espiritual. Esta es la actitud pedida por Dios en las Sagradas Escrituras, perdonar de corazón; te perdono y olvido; tu deuda conmigo queda eliminada de raíz y mi corazón te acoge en lo más profundo de mí ser donde el Señor se hace presente para brindarnos paz y tranquilidad de corazón. En este intercambio de donación, tanto el uno como el otro reciben beneficios a causa del perdón.

 

Sin embargo, como bien lo dijo el Cardenal Bergoglio[1], es “muy difícil perdonar sin una referencia a Dios, porque la capacidad de perdonar solamente se tiene cuando uno cuenta con la experiencia de haber sido perdonado. Y, generalmente, esa experiencia la tenemos con Dios. Es cierto que, a veces, se da humanamente”. Es necesario tener nuestro corazón abierto a Dios para que ese atributo llamado Misericordia tenga resonancia en nuestro interior de un modo todo renovador y que también pueda trascender en la sociedad a partir de nuestra experiencia personal. De esta manera nos convertimos en heraldos del perdón y por ende en auténticos mensajeros de la buena nueva traída por Jesucristo.

 

Debemos estar dispuestos a otorgar el perdón a todo momento y sin ningún tipo de exclusión. Por otro lado, el destinatario de él debe estar auténticamente arrepentido y con deseos de reparar lo que hizo; caso contrario, el “perdonado” queda fuera del circuito del perdón y por ende, el beneficio de la paz interior y satisfacción queda a medio camino. En otras palabras, para recibir el perdón es necesario estar preparado de manera análoga a la preparación previa a una buena confesión sacramental. El perdón es también restauración de un vínculo (o modo de relación) entre dos o más personas (inclusive de uno solo).

 

El perdón es un proceso que tiene como punto de partida la decisión de querer perdonar; es un acto libre que tiene inclusive consecuencias curativas; es una especie de analgésico espiritual que beneficia individual y colectivamente. Una sociedad donde el perdón se olvida está condenada a vivir en el rencor y la tristeza. Por otro lado, es necesario tomar en consideración también la dimensión relacionada con la justicia que debe estar muy presente durante todo el itinerario propio al perdón. Quien perdona sabe y conoce lo que se merece como pena y quien lo recibe debe estar en plena disposición de asumir las consecuencias propias a su falta. Si estas consideraciones “jurídicas” no son tomadas en cuenta, el perdón corre el peligro de quedarse en un discurso falaz y superficial.

 

 



[1] “El Jesuita, conversaciones con Jorge Bergoglio”. Por Sergio Rubin y Francesca Ambrogetti, Vergara, Buenos Aires, 2010, 192 páginas.

Síguenos:

#InstitutodeHumanismoCristiano
facebook twitter flicker youtube

Multimedia

bullet camara bullet video-camara